La semana pasada estuve algo nerviosa por el evento de esterilizaciones que tuvimos el fin de semana. Mi trabajo en esos eventos es en el área de recuperación; esperar a que los perros y gatos salgan de cirugía, vigiliar que estén respirado, esperar a que despierten y se encuentren en buen estado para entregar las mascotas a sus dueños.

El domingo empezamos a las 10:00 am, llegamos desde antes para instalarnos, ya había gente haciendo fila para tomar su turno. Lo primero que nos llamó la atención fue un señor ya mayor con un triciclo y una perra enorme sentada arriba (Nena), los dos esperando pacientemente su turno.

Nena y su dueño recorrieron varios kilómetros para llegar al evento, claramente se veian de muy escasos recusos, Nena se estaba bien alimentada y con buen peso, venía bastante animada por el paseo en triciclo que le acababan de dar. Siempre he creido que tener un perro es una responsabilidad y el domingo vi como una persona que trabaja duro para conseguir el pan de cada día prefiere tomarse un momento para dedicarlo al bienestar de su mascota, simplemente admirable.

Nena salió bien de la cirugía, esperamos a que despertara mientras su dueño esperaba tras la puerta, entre varias personas ayudaron a subir a Nena de vuelta al triciclo y emprendieron su viaje de regreso; esa noche la niña dormiría al lado de su dueño, para cuidar la herida.

Foto de Mike Fonseca

3 Comments on Historias que llegan al corazón

  1. Daniela
    30 Enero, 2013 at 0:26 (4 años ago)

    Qué hermosura <3

    Responder
  2. Rosario Flores
    3 Febrero, 2013 at 22:45 (4 años ago)

    Me encantó la historia del Sr. que llevó su perrita a esterilizar, es muy conmovedora, no tiene que ver la situación economica de la persona, sino los sentimientos, el compromiso y la empatividad que se tenga con sus mascotas

    Responder
    • marcela
      5 Febrero, 2013 at 19:18 (4 años ago)

      Así es Rosario, no importa la clase social para ser un dueño responsable, creo que tenemos mucho que aprender de este señor.

      Responder

Deja un comentario