La semana pasada tuvimos vacaciones familiares, salimos 5 días a Phoenix y Flagstaff, serían varios días por lo que decidimos llevar con nosotros a la Chispa.

Aquí en México es difícil viajar o simplemente hacer actividades cotidianas con un perro, por ejemplo; no puedes entrar a un Oxxo con un perro educado y con correa, pero si puedes entrar con un niño que dostrozará medio pasillo de la tienda, reglas.

En Estados Unidos la cosa es distinta, nos hospedamos en 2 hoteles y una casa, en las tres partes aceptaban perros, es algo que averiguamos antes de empreder el viaje. En los hoteles hay un área destinada para que los perros hagan sus necesidades con pasto y bolsas para recoger los desechos, ¡muy bien pensado!

Ejercicios matutinos afuera del hotel.

Los requisitos para cruzar la frontera con un perro son: mostrar la cartilla de vacunación al día, aunque la vacuna más importante es la de la rabia, también sirve una carta del veterinario donde certifique que la mascota se encuentra en buen estado de salud y lo más importante es que deberá pasar en una caja trasportadora. A nosotros no nos pidieron ninguna documentación, pero eso depende del oficial en turno.

Además de encontrar hoteles “pet friendly“ hay algunas tiendas en las que puedes disfrutar la compañía de tu mascota:

  • Macys
  • Nordstrom
  • Petco
  • Petsmart
  • Anthropologie (mi tienda favorita)
  • Lowes
  • Home Depot
  • Gap
  • Coach

Donde están prohibidas es en establecimientos que venden comida como Walmart, Target y restaurantes (a menos que tengan área de terraza). Siempre es bueno preguntar antes de entrar, en algunos estados las reglas pueden variar.

El viaje fue largo, Chispa aguantó bien el camino, aprendió que cada parada es para hacer sus necesidades no para jugar, además disfrutó comer snacks de verdura en el camino (cosa rara, lo se).

Disfrutó como nunca, aunque la verdad el invierno no es lo suyo, solo pisó la nieve unas cuantas veces, el resto del tiempo lo pasó en su bolsa o dentro de mi chamarra.

Aquí guardadita 🙂

Si viajas con tu mascota aségurate de llevar la comida que acostumbra para que no sufra problemas del estómago, lleva una toalla o sábana que pueda oler y usar, lleva bolsas para recoger sus desechos y enséñale a usar los pañales entrenadores, pero sobre todo, debe aprender a ser amigable con humanos y otros perros antes de planear un viaje.

Mis mascotas son parte de la familia, para mi es importante respetarlas y cuidar su bienestar, antes del viaje practicamos viajar en bolsa y caja transpontadora (dentro de mi casa) para que el trayecto resultara sencillo y cómodo para todos. Haz de tus vacaciones un recuerdo placentero e inolvidable.

Con planeación y paciencia viajar con un perro es una experiencia inolvidable.

1 Comment on Vacaciones de invierno, viajando con un perro

  1. Sara Montaño
    6 Febrero, 2013 at 17:11 (4 años ago)

    que linda la chispaaa!!! <3

    Responder

Deja un comentario